Los calçots en catalán o calsots en castellano, es como se le denomina a los brotes que se dejan crecer de una  cebolla blanca tardía. La cebolla tardía recomendada para conseguir calçots tiernos y muy dulces es la blanca de Lérida o Lleida que es la que puedes encontrar en COCOPOT tanto si decides hacer el ciclo completo desde la siembra o plantando las cebollas directamente.

Si bien, su cultivo es muy corriente en el interior de Cataluña, es tradicional en toda la zona occidental donde se consume desde finales de invierno hasta abril, aunque el principio y fin de la recolección puede variar según la zona.

Aunque los calçots se producen principalmente en Tarragona, puedes cultivarlos en tu huerta familiar o huerto urbano siempre  y cuando tengas inviernos frescos sin fuertes heladas, es decir, si tienes un clima con inviernos suaves.

La forma más rápida y sencilla de cultivar calçots es plantando un bulbo de cebolla tardía, veamos el paso a paso:

Pasos a seguir

1) Conseguir los bulbos para calçots

Puedes hacer todo el ciclo completo sembrando semillas en otoño e invierno que producirán los bulbos de cebolla blanca que volveremos a plantar una vez recolectadas para cultivar calçots o adquirir directamente los bulbos de cebollas para calçots listos para plantar desde finales de agosto.

Un truco para que no grillen (echen tallos) antes de tiempo las cebollas si las consigues antes de que sea el momento adecuado para plantarlas es dejarlas sobre el terreno o sustrato en un sitio donde no tenga riego como cuando dejamos secar los ajos antes de guardarlos.

2) Preparar el terreno y plantar las cebollas

Una vez cultivas o adquiridas las cebollas se realiza una zanja y  colocan en la base del surco con la punta hacia arriba y con una separación entre bulbos de 20 a 25 cm. La profundidad debe ser al menos del doble del tamaño de la cebolla para que resulte fácil ir cubriendo con tierra los brotes que vayan saliendo.

Para que se desarrollen con éxito, la tierra debe estar suelta sin compactar y tener nutrientes suficientes, si no es así puedes añadir en la base justo antes de colocar las cebollas compost o humus de lombriz sin mezclar. 

Para descompactar la tierra previamente puedes usar una horca de doble mango antes de comenzar a hacer la zanja con el terreno en tempero. Y una azada cuadrada para realizar el surco.

CONSEJO: Si tu terreno es arcilloso y tiende a compactarse puedes añadir en la base del surco antes de colocar los bulbos y sobre el abono que le hayas incorporado un buen acolchado.

3) Regar y esperar a que grillen

A diferencia del cultivo de la cebolla para conservar o consumir que apenas necesita riego, el cultivo de calçots si necesita más agua para su crecimiento. Para brotar y formar los tallos, es necesario regar con abundante agua dos veces en semana hasta que lleguen las lluvias en otoño que será suficiente con menor frecuencia.

La forma más eficiente de hacerlo es colocando una línea de riego por exudación paralela al surco, separada unos 5 cm de las cebollas.

Trascurrido algo menos de un mes, las cebollas habrán grillado y podrás ver claramente los brotes que serán los futuros calçots.

4) Calzar los brotes

Calzar o aporcar las cebollas una vez han brotado es la técnica fundamental que hay que realizar para obtener calçots. Esta técnica consiste en añadir tierra en la base de la cebolla y cubrir los brotes para que la cebolla tenga que estirarse en busca de luz y los tallos se blanqueen como el cultivo de los puerros.

Si has realizado una zanja, podrás utilizar la tierra amontonada a ambos lados del surco para cubrir las cebollas.

Repetiremos el aporcado hasta conseguir que los tallos tengan una parte blanca de aproximadamente 15 a 25 cm.

5) Cosechar los calçots

Los calçots estarán listos para cosechar unos cuatro meses después de haber plantado en tierra las cebollas blancas tardías. 

A diferencia de los puerros que puedes ir cosechándolos según lo necesites en la cocina, los calçots hay que cogerlos cuando están listos para evitar que florezcan.

De cada cebolla plantada se obtienen de 4 a 12 calçots según fuese el tamaño del bulbo iniciial.

Raquel el año pasado plantó 16 bulbos y sacó casi 100 calçots ;)

Espero que te haya sido útil este paso a paso y que si lo pones en práctica nos hagas saber cómo te ha ido. 

Si tienes alguna duda al respecto puedes dejarla un poco más abajo en comentarios y te ayudaremos a resolverla.

¡Que tengas una feliz cosecha! 

Comentarios, dudas y consultas

Inicio / Blog

Buscar en el Blog

Categorías del Blog

Manual del Huerto

Aprende a cultivar un huerto

¿Cómo se cultiva?

Riego

Tareas del Huerto

Plagas y Enfermedades

Trucos del Huerto

Fichas de cultivo

Huerto y salud

Huerto y cocina

Nuestro huerto familiar

Novedades

Consultas Hortelanas

Nuevos productos

Blog del huerto

Visita nuestro Blog

Producto añadido a tu lista de favoritos