Si tuvieras que hacer una lista con los ingredientes básicos que no pueden faltar en tu cocina, estoy completamente segura de que el ajo o la cebolla aparecen en ella, sino los dos ¡sí o sí!.

En este artículo te explicamos el paso a paso de cómo sembrar estos dos alimentos esenciales de tu cocina, el ajo y la cebolla, con bulbos y sin usar semillas para garantizar que tengas un cultivo con éxito y muy fácil. Además, se trata de cultivos muy versátiles que puedes tener tanto en huertos familiares en tierra como en macetohuertos, debido a que necesitan muy poco espacio para desarrollarse.

Y si fueran poco motivos, te añado uno más, son plantas muy salvajes que se adaptan muy bien a distintas situaciones y crecen prácticamente sin nuestra ayuda, es decir, haciéndoles muy poquito caso, perfectas si tenemos poco tiempo para dedicarle al huerto ¿no?.

Venga, vamos al lío con el PASO A PASO:

1. Elegir el momento adecuado

Es muy común cometer el error del novato y plantar hortalizas sin mirar el momento más adecuado para hacerlo. Tanto en las cebollas como en los ajos, la parte que nos comemos de la planta es el bulbo, la parte vegetal que crece bajo tierra y es muy sensible a la humedad y el contacto contínuo con el agua, por lo que en las zonas con menos lluvias y tierras más secas como el sur, se recomienda hacerlo desde octubre a noviembre y de enero a principios de primavera en zonas más frías como el norte.

2. Escoger las Variedades

Hoy en día existen distintas variedades de ajos y cebollas para sembrar mediante bulbos según la época del año, sus necesidades, el sabor, el color, la forma o el tamaño entre otras características. Este año te ofrecemos a granel y en envase de papel (sin plásticos) el ajo de toda la vida, el ajo común de color blanco, por su rusticidad y tamaño. Y dos tipos de cebollas muy productivas que sirven para guardar en seco y comer en tierno, la variedad de bulbillos de cebolla Stuttgarter, por su alta resistencia a las heladas y los bulbillos de cebolla roja Carmen, perfectas para usar en ensaladas.

3. Preparar el terreno.

Como ya sabes, la parte que comemos de estas dos hortalizas crece de forma subterránea. Por este motivo, debemos sembrarlos en suelos con buen drenaje para que no se acumule el agua y se pudran.

Si tienes un suelo muy arcilloso, un truco es añadirle materia orgánica como compost, estiércol o humus de lombriz. En cambio, si vas a cultivarlos en macetas o jardineras, lo ideal es que además de humus tenga una buena cantidad de fibra de coco y perlita.

Y para que se desarrollen sin obstáculos y engorden bien los bulbos, elimina posibles piedras y desmenuza los terrones de tierra con las manos o la ayuda de una azada.

4. Seleccionar los bulbos.

En Ajos: los bulbos periféricos de la cabeza de ajo, los de mayor tamaño son los mejores para cultivar cabezas de ajos completas (ajo seco) y los de menor tamaño son perfectos para obtener ajos tiernos o ajetes.

En Cebollas: al contrario que en los ajos, usa los bulbillos de cebolla de mayor tamaño para obtener cebollas tiernas, crecerán más rápido pero serán más pequeñas. Y selecciona las que midan alrededor de 2 cm para tener cebollas para secar y guardar.

5. Plantar en Tierra o Macetohuerto.

La siembra de los bulbos se realiza a una profundidad de 5 cm para los ajos y de 2 cm para las cebollas, clavando la punta hacia arriba y la parte por donde saldrán las raíces hacia abajo. La distancia entre bulbos varía según el fin del cultivo, si es para guardar o cosechar antes de que comience a engrosar el bulbo.

Para introducirlos en la tierra puedes realizar un surco o usar un plantador para trasplantarlos con mayor facilidad.

Para macetohuertos: En caso de plantar cebollas y ajos en recipientes, necesitarás uno con al menos 5 litros para plantar cebollas y 7 litros para ajos con una profundidad de 10 cm en ambos casos.

6. Regar.

Como siempre al trasplantar, riega hasta mojar bien toda la tierra. Después de este primer riego, hazlo lo justo para mantener la humedad ya que necesitan muy poca agua.
Hasta aquí los pasos que necesitas realizar para sembrar ajos y cebollas con bulbos como material vegetal, si quieres saber más acerca de estos cultivos como su mantenimiento, asociaciones o cosecha, puedes descargarte la guía de cultivo de cebollas y la guía de cultivo del ajo de forma gratuita.

Seguramente te estarás preguntando si puedes coger los ajos de tu cocina, la respuesta es sí pero lo ideal para no llevarte fiascos es que adquieras ajos y cebollas de siembra, de esta forma te aseguras que no tengan ningún producto aplicado para evitar que germinen. De esta forma, garantizas que tengas los resultados que esperas sin frustraciones y con éxito además de optimizar el tiempo de cultivo, al ahorrarnos entre dos y tres meses de su ciclo con bulbillos que si lo hacemos mediante semillas directamente.

Un artículo de:

Comentarios, dudas y consultas

Inicio / Blog

Buscar en el Blog

Categorías del Blog

Manual del Huerto

Aprende a cultivar un huerto

¿Cómo se cultiva?

Tareas del Huerto

Plagas y Enfermedades

Trucos del Huerto

Fichas de cultivo

Huerto y salud

Huerto y cocina

Nuestro huerto familiar

Novedades

Consultas Hortelanas

Blog del huerto

Visita nuestro Blog

Producto añadido a tu lista de favoritos