AUTOR: COCOPOT huerto urbano (Lola Vicente Almazán)

Cultivar lechugas

El nombre científico de la lechuga es “Lactuca sativa” y es de la familia de las Compuestas. Nos comemos sus hojas, generalmente cruda, en ensaladas. Tiene un crecimiento rápido y no son difíciles, por lo que su cultivo puede darnos muchas satisfacciones.

Existen muchas variedades diferentes que se adaptan a casi todos los climas y a todas las épocas, por lo que si las elegimos bien podemos sembrar y comer lechugas todo el año. Tienen distintas formas y colores: más o menos acogolladas o alargadas, verdes o moradas, con las hojas más o menos lisas o rizadas, más o menos crujientes, etc. Las más corrientes son las lechugas romanas, más alargadas, y las acogolladas.

Lo más normal es que no conozcamos sus flores, puesto que en el súper y hasta en campo, generalmente las habremos visto sin ellas. Cuando una lechuga va a producir flor, se alarga perdiendo su aspecto acogollado y desarrollando un tallo central, bastante alto, con hojas y racimos de flores amarillentas.

Cuando las lechugas empiezan a crecer para desarrollar el tallo y las flores, se dice que están ESPIGANDO.

Una lechuga no echa flores, "MONTA EN FLOR"

lechuga huerto urbano cocopot

Siembra y Trasplante:

La siembra puede hacerse en semilleros, tal y como nos enseña la “Miniguia sobre cómo sembrar en semillero”. Colocamos 2 ó 3 semillas por hoyo y tardan entre 5 y 10 días en germinar. En ese momento son muy sensibles a los ataques de caracoles, babosas y pájaros, que se vuelven locos con las lechuguitas tiernas. Podemos cubrirlas con una malla para protegerlas.

¡Cuidado con las PLANTAS ADVENTICIAS (ex - malas hierbas), que son unas duras competidoras de nuestras lechuguitas cuando están creciendo!

Es mejor realizar siembras escalonadas, pues si sembramos muchas lechugas en el mismo momento, tendremos un exceso de lechugas a la hora de cosechar y corremos el riesgo de que se nos pongan malas. También podemos sembrar distintas variedades, unas más rápidas que otras, lo que favorece que no salgan todas a la vez.

Cuando las lechuguitas están un poco crecidas, podemos realizar un aclareo, es decir dejar una planta por hoyo y replantar las que saquemos. Las aclaradas tardarán más en crecer por lo que se da un cierto escalonamiento en el crecimiento. Hacer el aclareo escalonado es otra forma de distanciar los crecimientos.

El semillero también podemos hacerlo en una maceta grande, esparciendo las semillas en líneas o a voleo (de forma desordenada) y “peinando” la superficie de la tierra para que se mezclen con ella. Al aclarar dejamos unos 2 cm entre plantas.

El trasplante lo haremos cuando las plantas tengan 4-6 hojas, dejando 25-30 cm entre plantas. Si usamos un recipiente que sea al menos 3 litros y con una profundidad de 10 cm.

Suelo:

Las lechugas crecen en casi todos los suelos, aunque prefieren los suelos neutros, con buena retención de humedad en verano y con un buen drenaje en invierno. No les va bien el exceso de abonado, pero les gustan los suelos ricos en humus. Además de aportarle nutrientes, el humus esponja el suelo y facilita el drenaje.

Como necesitan bastante nitrógeno, les viene bien los tratamientos con un abono foliar de purín de ortiga. Además, éste las fortalece haciéndolas más resistentes a las plagas. Cuidado con pasarnos con el Nitrógeno, pues les puede acarrear muchos problemas.

lechuga huerto urbano cocopot

Clima:

Se adaptan a gran cantidad de climas, aunque les gustan más los climas templados.

En primavera y verano en zonas muy cálidas, es mejor sombrearlas, puesto que al tener mucha hoja son sensibles a la deshidratación si el calor es excesivo. Aguantan mucho mejor el frío que el calor.

Cuidado con el exceso de humedad por lluvias en sus últimas fases de desarrollo, ya que se puede pudrir el interior.

Riego:

Necesitan un riego regular y frecuente. No les gusta el exceso de humedad en invierno, ni la sequía en verano.

Como sus raíces son reducidas en relación a sus hojas, son sensibles a la falta de humedad. Una de las consecuencias es que tienden a espigarse y a amargar su sabor, ¡lo que puede ser una sorpresa un poco desagradable a la hora de comer!

Cosecha:

Dependiendo de la variedad tenemos entre 2-4 meses de espera. Es mejor comerlas a los pocos días de cosechadas, pues después pierden muchas de sus propiedades.

lechuga huerto urbano cocopot

Cuidados:

  • ATADO: las lechugas alargadas se suelen atar para blanquear su interior. Se ata la parte de arriba de sus hojas cuando miden unos 14 cm y en clima seco, para evitar podredumbres. Las cosechamos una semana después.

  • PRINCIPALES PROBLEMAS:

    • Espigado: con el exceso de calor y la falta de agua tienden a espigarse y a amargar. Mucho cuidado en verano que espigan rapidísimo.

    • Botritis, otros hongos y podredumbres por exceso de humedad. Cuidado con los riegos excesivos y las épocas de lluvia.

    • Pulgones: atacan mucho a las lechugas con exceso de Nitrógeno. Podemos usar repelentes e insecticidas naturales para prevenir su aparición, además de controlar los aportes nitrogenados para no pasarnos.

    • Pájaros: son amantes de las lechugas tiernas. Con una buena malla podemos disminuir muchísimo su impacto.

    • Caracoles y babosas: si tenemos un huerto pequeño, los podemos quitar a mano. Si el tamaño nos obliga a tomar otras medidas, unas tejas boca abajo pueden ayudarnos a aglutinar los caracoles y babosas y no tener que ir a buscarlos. I nos gustan, hasta pueden servirnos de aperitivo.

Rotaciones y Asociaciones:

Se puede cultivar varias veces seguidas sin rotar, aunque para evitar problemas, lo mejor es cambiarla de ubicación regularmente.

Se asocia bien con todas las plantas, pues por su rápido crecimiento no supone competencia para casi ninguna planta. Suele alternarse con los demás cultivos.

lechuga huerto urbano cocopot

Cómo recoger nuestras propias semillas:

Para ello, seleccionamos las lechugas más bonitas y sanas y las dejamos espigar, es decir, no las recogemos y dejamos que monten en flor. Con las flores bien formadas, las cubrimos con una malla mosquitera o con un saco de malla fina, para evitar a los pájaros y que se vuelen. Una vez secas y amarillas, las cortamos y las guardamos a resguardo, para que acabe el secado.

Luego las agitamos boca abajo, para que las flores suelten las semillas. Las cribamos -les quitamos las partes externas, frotándolas, por ejemplo- y ya tenemos las semillitas listas para guardar.

Acordaos de ponerlas en un recipiente seco y hermético para que conserven bien su poder de germinación, que puede durar entre 4 y 6 años. Las flores de las lechugas dan muchísimas semillas, así que ¡tendremos semillas para compartir! Si todavía no dispones de semillas, en COCOPOT tenemos venta de semillas de máxima calidad. También es muy interesante tener variedad, en nuestra tienda encontraréis semillas de todo tipo de lechugas: Maravilla de verano, hoja de roble, cuatro estaciones, iceberg, romana, etc.

Nutrición:

Las lechugas tienen muchísimas propiedades. Son calmantes y depurativas, además de refrescantes, remineralizantes, antiespasmódicas y aperitivas. Contienen muchas vitaminas y minerales, sobre todo las hojas más oscuras.

Uno de sus atributos más curiosos es que las hojas tienen propiedades sedantes, lo que las hace ideales para tomarlas en sopa o infusión antes de dormir ¡Perfecto para los insomnes!

Si se nos da bien la cosecha, tendremos unas ensaladas espectaculares, con múltiples gustos y colores ¡a por ellas!

artículo Lola Vicente-Almazán huerto urbano cocopot

Comentarios, dudas y consultas

Inicio / Blog

Buscar en el Blog

Categorías del Blog

Manual del Huerto

Aprende a cultivar un huerto

¿Cómo se cultiva?

Tareas del Huerto

Plagas y Enfermedades

Trucos del Huerto

Fichas de cultivo

Huerto y salud

Huerto y cocina

Nuestro huerto familiar

Novedades

Consultas Hortelanas

Blog del huerto

Visita nuestro Blog

Producto añadido a tu lista de favoritos