El bancal elevado, cama de cultivo, huerto elevado o raised bed, como se conoce en su término anglosajón, es un método, muy usado en jardinería y horticultura, en el que la superficie a cultivar queda definida por un marco y se encuentra a una altura determinada del suelo.

Es un sistema que te permite obtener grandes resultados, con el mínimo esfuerzo y con una estética muy cuidada. Si quieres saber todo sobre este método ¡sigue leyendo!

9 Motivos por los que debes elegir este método

  • 1) Al acceder con nuestras manos a todas las zonas del bancal, no es necesario dejar tanto espacio entre líneas de plantas como con otros métodos tradicionales. Conseguimos de este modo, producir más plantas en menos superficie destinada a cultivo.

  • 2) El espacio de huerto queda delimitado evitando pisar el terreno o sustrato, manteniéndolo siempre mullido, facilitando el crecimiento de las raíces.

  • 3) Permite instalar fácilmente un sistema de riego por goteoexudante  y acolchar la tierra.

  • 4) Al no pisar, también dedicas menos tiempo al mantenimiento, no siendo necesario el laboreo para descompactar.

  • 5) Obtienes más armonía en el jardín al tener el huerto organizado y te permite jugar dentro de cada bancal con las especies para darle movimiento y que exista el desorden de la naturaleza.

  • 6) Si tu suelo está muy compactado, no tiene buena calidad o vas a realizarlo sobre pavimento duro es una gran alternativa al poder incorporar sustrato sin usar tierra.

  • 7) Si diseñas un bancal con una altura entre 30 y 50 cm evitarás forzar tanto la espalda.

  • 8) Si tienes peques por casa, previenes que pisen el huerto al encontrar un obstáculo al acceder. Digamos que funciona como un “arenero” pero con ellos jugando desde fuera.

  • 9) Y por último, si vives en una zona en la que llueve de forma torrencial o con poca frecuencia pero mucha cantidad, este es tu método ideal, ya que se consigue tener un alto drenaje de la tierra.

Dimensiones

Uno de los motivos por el que se delimita el terreno es evitar pisar la tierra o el sustrato, por este motivo, su ancho no debe ser mayor de 1,20 metros, para que puedas llegar con tu mano siempre al centro del bancal. Un truco para adaptarlo a ti, es probar directamente hasta donde llegas simulando un bancal en el suelo y podrán confirmarlo, tan simple como poner una línea y medir hasta dónde llegas.

Para establecer la longitud tendrás que tener en cuenta su uso y el espacio disponible, lo ideal es que tengan una medida al menos de 2 metros y no sean demasiados largos, máximo 5 o  6 metros. Aunque en huerto urbanos y familiares, es más práctico tener más bancales entre 2 y 4 metros que menos y con mayores dimensiones.

Si decides fabricarlos, puedes usar la longitud del material para evitar manipulaciones adicionales.

La altura del bancal, dependerá de varios aspectos como a quién va dirigido, las condiciones del sitio, plantas que se pretenden cultivar y el presupuesto disponible. Teniendo en cuenta que a mayor altura, menos esfuerzo tendremos que hacer al agacharnos para trabajar la superficie pero mayor volumen de sustrato será necesario.  Si se va a diseñar sobre pavimento duro (hormigón, baldosas cerámicas, adoquines, etc), la altura no debe ser inferior a 20 cm para poder cultivar una amplia variedad de hortalizas y si se instala sobre suelo blando (tierra, césped o similar) puede ser de 10 cm, siempre y cuando las raíces puedan seguir creciendo debajo del nivel del suelo si lo necesitan. Para hortalizas que necesitan mucha profundidad para crecer como patatas o zanahorias, debe tener entre 25 y 30 cm de altura.

Los pasillos entre bancal y bancal pueden medir entre 60 cm y 1 metro, la medida más habitual es 70 cm, podrás manipular útiles como carretillas sin ningún impedimento. 

Huertos educativos: En caso de utilizar este método en huertos escolares o infantiles, las medidas de las camas elevadas deben reducirse considerablemente según la edad a la que se destinen. Y los pasillos deben diseñarse de al menos 1 metro de ancho con el fin de que puedan acceder de forma cómoda y aumentar la seguridad.

Materiales

Puedes usar distintos materiales para el marco que delimitará la zona de cultivo. El más común es la madera, pero puedes usar otro como cerámica con rasillones de madera, pvc, composite o metal. Veamos cada material con algo más de detalle:

  • La madera es un material que transpira, es muy recomendable para zonas en la que existen grandes cambios de temperatura entre el día y la noche e incluso en las distintas estaciones pero que requiere mantenimiento, puedes elegir una madera ya tratada para exterior pero si quieres alargar su vida últil tendrás que hacerlo para evitar tener que sustituirlas pasado unos años.

  • Usar rasillones de cerámica, es una opción muy económica pero no tan estética y se debe evitar si el huerto va a ser usado también por menores de edad, ya que la cerámica puede romperse fácilmente al ser manipulada con herramientas como una azada o pala.

  • Otra opción es usar pvc o composite, este material no requiere apenas mantenimiento y su longevidad es mayor, puede optar por colores oscuros como el gris antracita si vives en climas fríos y colores más claros como el topo si te encuentras en climas cálidos. 

  • También puedes optar por usar el metal, te recomendamos que te decantes por opciones como el aluminio o el acero corten para evitar que se oxiden, es el material menos económico pero el más elegante y duradero sin que sea necesario mantenimiento.

¿Con qué rellenarlos?

Si cuentas con un suelo fértil y de buena calidad, la mejor opción es utilizarlo. Para ello, coge tierra de los laterales del marco que delimita la cama elevada y del pasillo e incorporala dentro del bacal. Esta tierra debes abonarla para asegurarte que las plantas tengan nutrientes y puedan desarrollarse bien. Puedes ampliar más información en el artículo del abonado en el huerto urbano

Si por el contrario, vas a crear el huerto en un patio, terraza o una zona exterior con pavimento duro, el relleno puedes hacerlo con una mezcla de fibra de coco y humus de lombriz o compost. Te contamos más detalles y cómo calcular el volumen de sustrato que necesitas en ¿Cómo se cultiva un huerto urbano?

Geotextil ¿si o no?

Si adquieres un huerto elevado prefabricado listo para montar, y lo vas a instalar sobre tierra, retira el geotextil de la base para que las raíces de las plantas sigan profundizando si lo necesitan y los microorganismos del suelo puedan pasar hacia arriba con todos los beneficios que esto proporciona.

Como puedes leer este es un método con bastantes ventajas y que puedes implementar tanto en huerto urbanos como en huertos familiares de mayor tamaño. Espero que te haya resultado útilil este artículo y si tienes alguna duda puedes escribirla en comentarios, estaré encantada de ayudarte.

Comentarios, dudas y consultas

Inicio / Blog

Buscar en el Blog

Categorías del Blog

Manual del Huerto

Aprende a cultivar un huerto

¿Cómo se cultiva?

Tareas del Huerto

Plagas y Enfermedades

Trucos del Huerto

Fichas de cultivo

Huerto y salud

Huerto y cocina

Nuestro huerto familiar

Novedades

Consultas Hortelanas

Blog del huerto
Producto añadido a tu lista de favoritos